Casas abrahámicas: ejes urbanos para el entendimiento interreligioso

Tres personas contra la pared, sosteniendo un espejo y frondas verdes (© Cortesía de The Abrahamic House)
Los residentes de Abrahamic House en Los Ángeles se preparan para celebrar la Pascua en abril de 2020. De izquierda a derecha: Ala ‘Khan (musulmán), Hadar Cohen (judío) y Jonathan Simcosky (cristiano). Maya Mansour (bahá’í) aparece en el reflejo mientras toma la foto. (© Cortesía de The Abrahamic House)

El 1 de septiembre, cuatro adultos jóvenes llevarán cajas de utensilios de cocina, libros y otras pertenencias a su nuevo hogar en Washington, en una escena similar a la que se desarrolla en toda la ciudad cuando los estudiantes comienzan un nuevo año académico y los recién graduados comienzan sus primeros trabajos.

Pero estos cuatro no solo compartirán su espacio para el próximo año: se les ha otorgado una beca para vivir en una casa con subsidio de alquiler para esforzarse por aprender más sobre las creencias religiosas de los demás mientras realizan sus vidas diarias. Cada miembro del grupo practica una de las cuatro religiones: judaísmo, cristianismo, Islam o bahá’í.

Los cuatro se mudarán a una casa abrahámica, una creación de Mohammed al Samawi. Es el segundo; el primero abrió en Los Ángeles a principios de 2020.

Las becas Abrahamic House están abiertas a personas de 21 a 35 años , que se someten a una preparación exhaustiva antes de organizar conversaciones y eventos interreligiosos.

Tres mujeres y un hombre parados frente al árbol de Navidad y detrás de velas rodeadas de piñas y frondas (© Cortesía de The Abrahamic House)
En Los Ángeles Abrahamic House, los residentes disfrutan de las decoraciones navideñas. De izquierda a derecha: Hadar Cohen, Ala ‘Khan, Maya Mansour y Jonathan Simcosky (© Cortesía de The Abrahamic House)

Los becarios asisten a un retiro de orientación, donde exploran sus herencias religiosas y expresan sus esperanzas.

Su formación cubre temas difíciles como la islamofobia, el antisemitismo y el racismo contra los negros. Incluye discusiones sobre cómo puede surgir la intolerancia y cómo mantener un «ambiente saludable, seguro y afirmativo», dice al Samawi.

Los residentes de Abrahamic Houses organizan eventos comunitarios que fomentan la armonía interreligiosa.

Debido a que la pandemia de COVID-19 se produjo poco después de que se estableciera la Casa de Los Ángeles, sus residentes realizaron eventos en línea. Ellos y los becarios de Washington esperan presentar programas en persona en poco tiempo, pero mientras tanto, los eventos virtuales han atraído a participantes de lugares tan lejanos como Francia, Arabia Saudita e Israel .

En Los Ángeles, Abrahamic House ha albergado iftar, Shabat y comidas de Pascua en línea; un devocional bahá’í; discusiones sobre la justicia social como un tema interreligioso; proyecciones de películas; y eventos sociales.

Los participantes a menudo le dicen a Al Samawi que han descubierto que los estereotipos sobre otras religiones no son ciertos. Y encuentran que las interacciones en línea resaltan las formas en que las diferentes creencias abrahámicas son de hecho muy similares. “Al final, todas las religiones, no solo la abrahámica, están trabajando hacia los mismos objetivos de unidad, integridad y servicio”, dice al Samawi.

Crecimiento personal

Hace una década, al Samawi, que entonces tenía veintitantos años, viajó a Sarajevo para asistir a una conferencia interreligiosa. Hoy, admite que tuvo cierta aprensión. Originario de Yemen, había crecido con ideas fijas, sobre su propia fe musulmana y sobre otras religiones.

Mohammed al Samawi (© Cortesía de The Abrahamic House)
Mohammed al Samawi (© Cortesía de The Abrahamic House)

Habiendo crecido en una comunidad conservadora, se sorprendió al conocer a musulmanes que no hablaban árabe y a una mujer musulmana que nunca había usado hijab.

A su regreso a casa, al Samawi promovió el diálogo con judíos y cristianos. Pero su creencia en el valor del trabajo interreligioso no fue bienvenida. Recibió amenazas de muerte de extremistas , por lo que huyó de su país y finalmente se le concedió el estatus de refugiado en los Estados Unidos.

El entendimiento interreligioso no se trata de convertir a nadie, dice al Samawi. “No se trata de ‘mi fe es mejor que la tuya’, ni de ningún tipo de agenda política. Es simplemente un viaje para que cada individuo desarrolle empatía, comprensión y compasión «.

Después de dirigirse a una reunión en una Casa Moishe en los EE. UU., Una de las docenas de esas casas en todo el mundo que ofrecen a los jóvenes judíos un lugar asequible para vivir a cambio de organizar eventos de programación judía, al Samawi conoció al fundador de las casas, Daniel Cygielman.

Al Samawi le dijo a Cygielman que quería crear una versión interreligiosa de Moishe Houses, y Cygielman le ofreció orientación.

A medida que su «incubadora de múltiples religiones para el cambio social» se expande a Washington, al Samawi dice que espera algún día tener una casa en cada uno de los 50 estados. Sueña con abrir Casas Abrahámicas también en otros países y ya ha recibido solicitudes de Marruecos, Turquía y Alemania.